o5imiv0
Bring your own device
(BYOD – trae tu propio dispositivo) en el trabajo se ha convertido en un fenómeno en auge que está dando dolores de cabeza en temas de seguridad a las empresas. Además de usar el propio Smartphone o Tableta para cuestiones personales, cada vez más empleados solicitan a la empresa poder trabajar desde estos dispositivos.

Foto: Freepik

En España, el porcentaje de empleados que lleva su propio dispositivo al trabajo no llega al 33% (fuente: Computing), pero es una tendencia que puede llegar a crecer debido a las ventajas que conlleva: más productividad del empleado, flexibilidad en el trabajo, mejor servicio al cliente por parte de los empleados, etc, además del ahorro en inversión que puede suponer a la empresa.

Pero el BYOD plantea a las empresas inconvenientes de seguridad y privacidad. El 67% de profesionales de las TIC creen que permitir que los empleados conecten sus propios dispositivos a la red de la empresas (como USB, Smartphones, portátiles, tabletas o ordenadores personales) puede conllevar más costes que ahorrarlos, según un estudio de Lieberman Software Corp, via Business News Daily. Respecto a la mayor preocupación de este fenómeno, el 43% respondió que un empleado introdujera un virus, al 23% le preocupaba que los empleados perdieran el dispositivo y el 22% temía el robo de datos confidenciales.

Foto: FreeDigitalPhotos.net

Además, otra de las preocupaciones importantes es el uso de servicios en la nube que no son fiables, como Dropbox. En Estados Unidos,el  66% de los empleados admitieron usar servicios como Dropbox para guardar información de la empresa (encuesta de MokaFive, via Business News Daily). Además, el 84% de los empleados usan el mismo Smartphone para el trabajo y ocio, pero solo el 53% posee una contraseña extra protegiendo el teléfono.

Pero no todo es culpa de los trabajadores, ya que sin educación por parte de la empresa sobre los riesgos del BYOD  es cuando se pueden producir los accidentes de ciberataques y a brechas de seguridad. De hecho, 6 de 10 empleados admitieron que todavía apuntan las contraseñas en un papel, mientras que el 36% utiliza la misma contraseña para varias cuentas.